¿Cómo preparar un biberón de leche de fórmula?

como preparar un biberón

Seguro que semanas antes de la llegada de tu bebé ya lo tienes todo preparado, ropita lavada, canastilla del hospital lista, chupete por si a caso, biberones también, pero, realmente ¿sabes como preparar un biberón?

¿Sabes cómo preparar un biberón?

Tanto sea porque has decidido dar el biberón o bien porque quieres ofrecer a tu bebé lactancia mixta (te hablamos hace poco de la mastitis y sus causas), este post te dará los consejos básicos acerca de como preparar un biberón con leche de fórmula.

Aunque es muy sencillo siempre nos surgen algunas dudas en el momento de preparar los primeros biberones.

como preparar un biberón

¿Qué necesitas para saber como preparar un biberón ?

Agua embotellada de mineralización débil (sobre todo durante los primeros meses), leche de fórmula y el biberón. Si decides prepararlo con agua del grifo se recomienda hervirla no más de 5 minutos.

¿Empezamos a preparar el biberón?

Antes de nada, lávate las manos con agua y jabón, son el principal vehículo para transmitir enfermedades.

El agua la puedes calentar o bien dársela a temperatura ambiente.

Si decides calentarla, debería de estar sobre los 36ºC para evitar quemaduras en el paladar.

Echando unas gotitas sobre tu muñeca podrás comprobar si es la temperatura adecuada, siempre es mejor agua tibia.

Todas las leches sean de inicio (de 0 a 6 meses) o de continuación (a partir de los 6 meses), se preparan de la misma manera: por cada 30ml de agua se añade un cacito raso de leche en polvo (el cacito viene dentro del envase). Así que los biberones siempre los tendrás que preparar de 30ml en 30ml.

1) Añades el agua, la cantidad total (30, 60, 90ml…)

2) Después el número de cacitos que corresponda

30ml >> 1 cacito

60ml >> 2 cacitos

90ml >> 3 cacitos

3) Por último, se mezcla sin agitar muy vigorosamente para evitar la formación de burbujas de aire.

¡BIBERÓN PREPARADO Y LISTO PARA TOMAR!

IMPORTANTE! DESPUÉS DE COGER LA CANTIDAD NECESARIA DE LECHE EN POLVO, CERRAR INMEDIATAMENTE EL BOTE, ASÍ EVITARÁS CONTAMINACIONES CRUZADAS O QUE LA LECHE SE ESTROPEE.

Tu pediatra te irá asesorando sobre las cantidades que tiene que tomar. Si ves que el niño se acaba todos los biberones de la misma medida, empieza a acortar las tomas o se queda succionando el biberón ya vacío, quizás sea el momento de aumentar la cantidad, siempre de 30 ml por cacito raso.

¿Limpiar y/o esterilizar?

No es necesario esterilizar, de hecho, no existe ninguna recomendación oficial de que se tenga que hacer. Con limpiar el biberón y tetina después de cada uso será suficiente, lo importante es no dejar restos de leche para que las bacterias no lo contaminen. Pero si lo preferís lo podéis esterilizar una vez al día o cada dos o tres días.

¡Esperamos que os haya servido de ayuda!

Comentarios

(0 comentarios)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *