Mascarillas de protección, cómo diferenciarlas y su correcto uso.

Las mascarillas de protección tienen su origen aproximadamente en 1897 gracias a la lucha de un cirujano Rumano para que todo el personal de quirófano utilizara mascarillas de gasa con la finalidad de evitar el contagio al demostrar la teoría de infección por gotas. No será hasta 1926 cuando tras varios estudios de heridas infectadas se encuentran los mismos microorganisos que había en las narices y gargantas del personal de quirófano las mascarillas de protección empezarán a ser obligatorias.

Debido a la situación que estamos viviendo nos encontramos en la necesidad de explicar qué tipos de mascarillas de protección existen, para qué trabajos están diseñadas, cuáles son las diferencias y cómo deben utilizarse para que según vuestra necesidad podáis usar la mascarilla de protección más indicada.

TIPOS DE MASCARILLAS:

  • MASCARILLAS QUIRÚRGICAS O HIGIÉNICAS: No son equipos de protección. No protegen pero limitan la propagación del contagio.

  • FFP1: Protege contra partículas no tóxicas ni cancerígenas, polvo y aerosoles. Su eficacia de filtración mínima 78% no garantiza protección suficiente frente a organismos infecciosos. Limita la propagación del contagio.

  • FFP2: Protege contra partículas de baja toxicidad como polvo, humo, niebla y aerosoles hasta un 92%. Sin válvula de exhalación protege y limita la propagación del contagio. Con válvula protegen pero no limitan la propagación del contagio ya que se expulsa el aire directamente hacia afuera.

  • FFP3: Protegen contra partículas tóxicas y peligrosas como polvo, humo, niebla y aerosoles, así como sustancias cancerígenas y radioactivas, encimas y microorganismos (virus, bacterias, hongos) hasta un 98%. Todas protegen pero no limitan la propagación del contagio, ya que todas llevan válvula por la que se expulsa el aire directamente hacia afuera.

  • CON CAPA DE CARBÓN ACTIVO: Su uso está destinado para la soldadura, clasificación de residuos, eliminación de residuos, agricultura y en general cualquier tipo de trabajo con olores desagradables.

  • CON VÁLVULA DE EXHALACIÓN: Minimiza la resistencia respiratoria, la calor y la humedad son fácilmente expulsados. No limitan la propagación del contagio.

NOMENCLATURA Y SERIGRAFÍA.

Estas son algunas de las serígrafías que aparecen estampadas en las mascarillas, os dejamos su significado para que podáis en todo momento identificar qué tipo de mascarilla de protección es y cómo utilizarla.

  • MASCARILLAS DE PROTECCIÓN: FFP1, FFP2, FFP3, KN95 y KN99.

  • MASCARILLAS QUIRÚRGICAS O HIGIÉNICAS.

  • NR: no reutilizable

  • R: reutilizable (sólo algunos modelos de FFP2 y FFP3)

  • CV: con filtro de carbón activo.

  • D: Superado test de polvo Dolomita (jardinería, cultivo)

COLOCACIÓN Y AJUSTE DE LAS MASCARILLAS DE PROTECCIÓN

  1. La cara debe encontrarse limpia, seca y libre de vello.

  2. Manipular con las manos limpias, desplegar la mascarilla de protección y moldear el clip nasal para adaptar la mascarilla.

  3. Si se trata de una mascarilla de protección sujeta a las orejas, colocar sobre ellas simplemente, si es una mascarilla con bandas sobre la cabeza, sujetar la mascarilla con una mano y las gomas o bandas de ajuste con la otra, colocarla sobre la nariz y la boca.

  4. De las dos bandas de ajuste, una debe ir a la altura de la coronilla y la inferior en la nuca.

  5. Desplegar la mascarilla de protección buscando el máximo ajuste a la cara. Adaptar también el clip nasal.

  6. PRUEBA DE AJUSTE: Deberemos tapar con ambas manos la mascarilla y respirar. Si observamos que continua entrando aire deberemos reajustar la mascarilla de protección.

 

USO DE MASCARILLAS

No debemos olvidar que todas las mascarillas de protección excepcionalmente las que así estén serigrafiadas con una R de reutilizable deben desecharse después de su uso, sobre todo las mascarillas quirúrgicas y las higiénicas.

En el caso de las mascarillas de protección de forma excepcional para prolongar su vida útil, pueden ser utilizadas en momentos puntuales, quitar utilizando las bandas de sujeción, pasar una gasa ligeramente humedecida con alcohol y guardar en una bolsa hasta su próximo uso. Recordar estas últimas no prolongar su uso más de 5 días y de uso exclusivo siempre de la misma persona.

Comentarios

(0 comentarios)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *