¿Como cuidar del pecho durante el embarazo y lactancia?

Desde el momento en el que nos quedamos embarazadas nuestro cuerpo empieza a cambiar y, en muchas ocasiones, los primeros cambios se empiezan a notar en el pecho. Durante las
primeras semanas puedes notar una mayor sensibilidad y picor en los pezones. El tamaño del pecho empieza a aumentar, aunque también hay mujeres que no notan cambios importantes hasta después del parto, sobretodo coincidiendo con la subida de la leche. También puedes percibir, conforme van pasando los meses, que el pezón y la areola se ponen más oscuros e incluso observarás que alrededor de la areola salen como unos bultitos (Glándulas de Montgomery). Estos bultitos tienen un papel importante, son los encargados de secretar una sustancia que genera una protección por la areola y el pezón.

¿Qué puedo hacer para cuidar mis pechos?

Durante el embarazo, vayas a dar o no el pecho, te recomendamos que los mantengas muy hidratados para mantener la elasticidad y para evitar que salgan estrías por el cambio de tamaño que sufren. Lo ideal es que con la crema antiestrías que pones por la barriga también la apliques por todo el pecho, dos veces al día. Para obtener más información clica en la imagen del producto!

Crema Antiestrías recomendada:

¿Y una vez que ha nacido mi bebe, como cuido el pezón?

Desde el momento en que se inicia el piel con piel con tu bebé ya se está favoreciendo a un buen inicio de la lactancia, entre otros beneficios. Desde ese momento puedes empezar a aplicar una crema para hidratar y proteger al pezón para así intentar evitar las grietas. Son cremas que se aplican después de cada toma y, la gran mayoría, no necesitan que sean retiradas antes de la siguiente toma. Para obtener más información clica en la imagen del producto!

Cremas del Pezón recomendadas:

¿Y si me salen grietas en los pezones?

Cuando aparecen las grietas, lo primero que hay que descartar es que haya un mal agarre, una postura incorrecta o bien que el frenillo de nuestro bebé sea corto. Si todo es correcto, entonces la grieta habrá que curarla. En función del tipo de grieta, cuando no es muy profunda, déjala que se airee y esté seca, al igual que harías con grietas que aparecen en cualquier otra parte del cuerpo. Para mantenerlos aireados puedes recurrir a las conchas protectoras de pezón que mantienen el pezón aireado y protegido sin que roce con el sujetador. Si no consigue cicatrizar puedes probar a utilizar los parches de hidrogel que lo que hacen es crear el ambiente adecuado para la cicatrización. De manera puntual, solo para ayudar a que cicatrice antes, puedes recurrir a las pezoneras durante los días en los que tengas más molestia, luego te recomendamos que las retires sin alargar demasiado en el tiempo.

Si las grietas son profundas, intuyes que puede haber infección o el problema es del agarre, postura o frenillo te recomendamos que acudas a un profesional de la lactancia. Para obtener más información clica en la imagen del producto!

Conchas protectoras recomendadas:

Cuidado de la mamá: PROTECTOR DE PEZONES 2 U

Parches hidrogel recomendados:

Pezoneras recomendadas:

Te recordamos que en Farmacia Baricentro estaremos encantados de resolver cualquier duda que tengas!

Comentarios

(0 comentarios)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *